Gallery

 

 

 

foto1

Y si el final
no fuera más que un algo
que se enciende
hacia otra parte.
La fruta
tras el hueso de la fruta.
La caricia que crea
la carne
en su caída.

                       La isla que prefieren los pájaros